La cantante cubano-estadounidense Camila Cabello brilló en la previa de la final de Champions League con una buena actuación, que no obstante fue empañada por el desastre organizativo del partido y el retraso de más de media hora que sufrió por problemas en los accesos con los hinchas del Liverpool.

Cabello, que tendría que haber salido a cantar antes de cuando sucedió, estuvo acompañada por un centenar de bailarinas y tamborileros que se desplazaron por una lona desplegada en el césped, utilizada para la técnica visual mapping, y se destacó con la interpretación de «Señorita», uno de sus primeros grandes éxitos.

«Estamos inyectando en nuestra actuación esa misma alegría y pasión, y también esa cultura mexicana-cubana. Hay mucho color y voy a mostrar de dónde soy, a esa parte del mundo», había dicho la joven de 25 años, con respecto al continente europeo, en un vídeo difundido por la UEFA.

«Mi padre es mexicano y yo soy latina, así que el fútbol es una parte importante de nuestra cultura y apoyamos a México siempre que juega», completó la cantante, que dijo haber seguido la serie de televisión Club de Cuervos sobre este deporte.

La actuación quedó sin embargo en un segundo plano, pues muchos de los hinchas en las tribunas del Stade de France, realizaron cánticos durante la misma por el retraso de la final, debido al desastre que se produjo en distintos accesos al estadio.

Camila Cabello en el show previo a la final de Champions en París
Camila estuvo acompañada por un centenar de bailarinas y tamborileros

El show de Cabello, de 25 años y conocida también por canciones como «Bam Bam» y «Havana», que le valieron su nominación a los premios Grammy, estuvo acompañado por un bonito juego de luces, fuegos artificiales y efectos de humo.

La última final de la Champions League que enfrentó a Liverpool y Real Madrid, en 2018, había tenido la actuación de Dua Lipa, que interpretó las canciones «Be the One», «IDGAF» y «New Rules».

La cita de esta final fue en el Stade de France de Saint-Denis. Situado al norte de París, tiene una capacidad de más de 80.000 espectadores, lo que lo convierte en uno de los estadios más grandes de Europa.

Construido para albergar los partidos de la Copa Mundial de la FIFA 1998, el Stade de France es la sede de las selecciones nacionales francesas de fútbol y rugby.

PV

Con información de la agencia EFE y diario El Clarín

Haga clic en el enlace para suscribirse a nuestro grupo de medios y noticias en Telegram: https://t.me/G_ELSUMARIO_Noticias

Comparte: