El periodista y maratonista venezolano Ernesto Linzalata, en su web 42 Kilómetros, ofrece oportuna información y explica en esta oportunidad que, entre los aspectos de ayuda para mejorar el rendimiento al ejercitarse, hay un elemento que suele estar en los escalones más bajos de la lista de prioridades: el masaje deportivo.

Y es que la práctica continua de muchos deportes carga los tejidos y deja poco tiempo para la recuperación. Si los músculos están tensos, el masaje ayuda a su relajación y los prepara para sus próximas rutinas. Contribuye a evitar espasmos musculares y desgarros, además de eliminar las toxinas que se generan con el entrenamiento, sobre todo si es de alto impacto.

También aumenta el flujo sanguíneo, la temperatura y la elasticidad muscular, lo cual activa la circulación en las zonas de mayor tensión y desgaste de los músculos.

Según los especialistas, el masaje mejora la movilidad de las articulaciones, realinea las fibras musculares y estimula las conexiones nerviosas, lo que permite aumentar la velocidad de respuesta motora.

Dependiendo de la etapa de actividad física y los objetivos que se persiguen, los masajes se clasifican en tres tipos:

Según los especialistas, el masaje mejora la movilidad de las articulaciones, realinea las fibras musculares y estimula las conexiones nerviosas

Pre-competitivo o de calentamiento. Es vigorizante y está enfocado principalmente en optimizar las capacidades elásticas y contráctiles de los tejidos. Se aconseja entre 24 y cinco horas antes de la actividad.

Post-competitivo o de recuperación. Busca relajar los músculos, reducir los espasmos y facilitar la eliminación de toxinas que provoca la competencia o el entrenamiento. Va bien entre 45 minutos y cinco horas como máximo después del fin de la actividad.

Mantenimiento o descarga. Ayuda a lidiar con la carga de trabajo y prepara al organismo para la siguiente práctica o competencia. Se puede combinar con estiramientos. Se aconseja al menos una vez a la semana.

En resumen, debemos conocer y tener presente que el masaje deportivo es una técnica de fisioterapia orientada especialmente a los deportistas, tiene como objetivo mejorar su rendimiento, cuidar su cuerpo y acelerar la recuperación luego de lesiones y para evitarlas.

Ernesto Linzalata / Periodista y maratonista

Tomado y con información de 42kilómetros

Comparte: