El papa emérito Benedicto XVI, fallecido el pasado 31 de diciembre a los 95 años, tendrá el jueves un funeral en la Plaza de San Pedro muy similar al tradicional propio de los pontífices, pero con «adaptaciones» y cambios al ser un Santo Padre no reinante.

«La liturgia calca el modelo de exequias de un sumo pontífice. La base es esa, con algunos elementos particulares que dan originalidad al rito y otros que faltan por ser propios al pontífice reinante», explicó este martes el portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni.

Los ceremonieros del Vaticano han trabajado en la elaboración de un libreto para el funeral de Benedicto XVI dada su particularidad, la de haberse convertido en 2013 en el primer papa que renunció a su cargo en seis siglos de historia, desde tiempos de Gregorio XII.

El papa Francisco será el encargado de darle el último adiós al papa emérito Benedicto XVI (Foto: AP)

De este modo, será un ritual solemne con algunas «adaptaciones», ya que su sucesor, el papa «reinante», Francisco, no solo sigue vivo sino que se encargará de presidir el funeral.

Por otro lado, Benedicto XVI reposará en un triple féretro como sus antecesores: primero en uno de ciprés forrado con terciopelo carmesí, que será introducido en otro de zinc sellado y que, a su vez, acabará dentro de un tercero en madera de olmo.

En el interior del primero, junto al cuerpo de Joseph Ratzinger, se meterán las medallas y monedas acuñadas durante su pontificado, entre 2005 y 2013, hasta su histórica renuncia, así como los distintos palios que tuvo como arzobispo y papa, la estola de lana blanca que se lleva sobre los hombros en señal de jurisdicción.

De interés: Fieles se despiden del papa emérito Benedicto XVI

Puro Vinotinto

Con información de medios internacionales

Imagen referencial: AP – Archivo

Visita nuestro canal de noticias en Google News y síguenos para obtener información precisa, interesante y estar al día con todo. También en Twitter e Instagram puedes conocer diariamente nuestros contenidos

Comparte: